Acaba de entrar a un submundo donde experimentará distintas sensaciones. No pretenda buscar un orden, una coherencia. Déjese llevar por los estímulos y siéntase libre de expresar lo que le provocan. Bienvenido!

domingo, agosto 15, 2010

El camino de los Asnos.
El camino de los hombres.


El hombre camina derecho porque tiene un objetivo; sabe adonde va, ha decidido ir a determinado sitio y camina derecho.
Es asno zigzaguea, pierde el tiempo un poco, se preocupa lo menos posible.
El hombre rige sus sentimientos con la razón; reprime sus sentimientos y sus instintos en pos del objetivo que tiene. Su inteligencia erige normas que son efecto de la experiencia; la experiencia nace del trabajo. Para producir hay que tener una línea de conducta; hay que obedecer las reglas de la experiencia. Hay que pensar por anticipado en el resultado.
El burro no piensa en nada, en nada más que dar vueltas.

El sentimiento es un logro y se torna imperativo; ordena, conduce, fija la actitud y la profundidad de las cosas.
El sentimiento es precisamente lo que no se siente, no se mide. Es innato, violento, empuja, actúa. Podría llamárselo intuición. La intuición es la suma de los conocimientos adquiridos. El sentimiento es una emanación de las adquisiciones registradas.

La cultura se manifiesta por la adquisición de conciencia de los medios de que se dispone mediante una selección, una clasificación, mediante una evolución. Tal clasificación establece la jerarquía de los sentimientos, determina por consiguientes la selección de los medios provocadores de esos sentimientos.

Le Corbusier, 1924, La ciudad del futuro.

(primer esbozo)

Hay momentos en que es necesario ser asno, como también ser hombre.
Cuando el objetivo no existe, no es concreto, se duda, hay que salir a buscarlo. O no. Quizás no se piensa en el objetivo, lo que vale es la experiencia: el error y la prueba. Lo que hace la diferencia es ser conciente de cuando se está viviendo como asno, y cuando como hombre, y es allí, cuando le vamos a dar el tiempo justo a cada circunstancia, ya que no es bueno permanecer siendo asno y viviendo como tal.
Hay que romper las normas para establecer nuevas, hay que romper con lo ideal, para poder crear. Círculo que no se rompe nunca, la experiencia lo retroalimenta, y hay que desechar lo que no es necesario según el momento y lugar.
El sentimiento nos empuja hacia el objetivo, hacia el más allá, nos da fuerzas para seguir adelante. Adhesión al mismo criterio.
La cultura nos determina en la elección de las cosas, aunque a veces, como personas, buscamos por otros lados, otras sensaciones, y aportamos a nuestro movimiento otros medios que nos llevan a el surgimiento de nuevos patrones, nuevas formas de encarar las cosas. Ser abiertos, abrir los ojos, mirar mas allá, dejarse penetrar por nuevos paradigmas, nos abren más caminos y más puertas para transitar.

7 comentarios:

  1. aportamos a nuestro movimiento de asnos? jajaja
    yo soy definitivamente asna.
    pero ojo! soy asna pero estoy acompañada!
    te quiero

    ResponderEliminar
  2. anaaa mi vida!!! si, en definitiva somos todos asnos por momentos, necesitamos serlo! y estamos unidos viajando en ese trayecto.
    gracias por tu aporte!

    ResponderEliminar
  3. dale tenes que seguir escribiendo! por tus lectores!

    ResponderEliminar
  4. si lo se, ya van a llegar más pasajes, teorias, y pensamientos. Pronto!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/2/11 01:25

    geniallllllllllllllllllllllll por aca hay algunas cosas nuevas tambien, pero no se publica nada. todo privado jajajajajaja ya va a dar a luz.

    un beso!

    ResponderEliminar
  6. uh nooo, no hay que guardarse nada, hay que dejarlo todo al universo!!!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6/2/11 01:27

    bueno pero en otro contexto. porque ya es otra cosa. no es lo mismo que hacia antes. despues si me parece correcto te lo mando jajajajajja hasta que invente un nuevo alter ego

    ResponderEliminar